El Disparate

El Disparate de carnaval (Goya)




El Disparate 




Guatusa necesaria-dame una luz plagiaria de la sangre del pueblo. - 

Sin Amor- sin Odio/el tiro 22 quedó disparado y se hundió 

en el fango politiquero/ con los efectos cinematográficos del trovador 

empresario que quedó perplejo y que no es ningún pendejo.

sin atinar al blanco/ se quedó como la leyenda negra 

de una guerra entre orejas y vándalos/ 

las canciones que morían/ que también mataron gente/

selva/ animales / "guerra solo muertos" 

de canciones difuntas/ porque se enterraron miserablemente 

y resucitaron ya sin dedos- ya sin voces encontradas 

en la maleza/entre lo religioso y lo anticlerical / 

contradicciones de una lucha por igualdades sociales/

donde una empresa privada protagoniza un rol revolucionario

y un enriquecimiento de años bajo la sombra del monstruo 

que se hizo como ellos/ alimentado por ellos/

poderoso por ellos… 





Pretendida olvidada tentación/

que ningún camino regula la materia/ donde los líderes

se aplauden entre ellos/ cívicos se hacen llamar/

prefiero cantar como viento lento y suave...

Y si acaso encontrar una lenta transfusión de fluidos

en pieles reposadas y suaves manantiales de brisas fuertes/

de amorosas piernas temblorosas de fríos y de miedos/ y demás/

con déficit de calorías humanas desde los extremos

suaves de los pies al enredado cabello de hembra bien plantada/

verdadera/ sensual en torrenciales/ sonidos en poesías...

que suceden en una cama y mesa/ en el humo de una chica/ 

en el motel de verde esparcimiento/ en una calle del traidor de los abrazos/

en los aplausos fríos de un teatro/ en calientes lechos deleitosos/

en los besos mojados de licores y vinos/ en los placeres perfumados/ 

en las cosas sencillas/ complicadas/ cotidianas- en nuestros 

romances de utopías de cargar nuevos fusiles que disparen rosas

... y volver a intentarlo hasta que salga una descarga de espinas/ 

que hiera la vida moribunda y calme el silencio que ensordece 

las risas y que alimenta los reflejos de las luces que se ven en tus ojos/

para quedar con esa mentira impresionante/ 

de que ya está amaneciendo/ 

cuando la noche es demasiado larga para alcanzarla 

con gritos de torturados/ presos / difuntos/ 

que van quedando en el olvido/ cierto es que los otros

/ los pasados / de esos ya ni se habla/ porque tampoco importan. 

El político sueña febrilmente en hacer de una dictadura

una propiedad privada/o al revés. 

Caminen los que todavía tiene pies y enormes manos 

para abrazar la gloria y la fortuna. – 


©José Ángel Pineda, 29 de septiembre del 2018