Indomabilis



Indomabilis



El sentimiento no se controla

es indomable

No se puede detener al matador

dialogando

y castrar exaltaciones

tan indomables cuando se trata de Dos.

Lo que estoy presintiendo

es el deshielo, el latido tuyo

de tu ausencia

atropellos por dentro,

por fuera

de encima

de lado

desatas crecientes aguas

intempestivos torbellinos

y ráfagas que matan las pasiones

sin tiempo.

No se callarán; ni mi voz,

ni el deseo rebelde con causa de justicia

inquietante, indómita de amor, y así…

me dejarás, y tengo que olvidarte

no lo puedo callar.

Y harás de mis huesos

de mis muertes

unos más.



©José Ángel Pineda, 18 de jun de 2018