Desnudez



Desnudez


Cuando tú me vienes
yo me iba, cuando te quedas
me abrazas la sonrisa con tus labios.


Me siento triste cuando te vas muy sola,
yo quedo sin belleza en ese instante.


Me arrastra la soledad hacia un abismo
que no consigo rescatarte de lo mismo.


Logro encontrar de nuevo una sonrisa tuya,
una caricia tierna, un delicado gesto,
una simple voz que aliente mis miradas
las tuyas, tus palabras, las mías… 
necesariamente delicadas,
es lo que necesito para amarte.


Los deseos de un simple verso intenso, 
un pensamiento hablado, un poema cantado, …
y que no te importe como pienso
sino como siento, y esa alegría tierna
de cada día nuestro dejará los espacios
sin los miedos del vacío,... de angustias
de las mentes, de las manos que aprietan,
de los pies caminantes de bellas ilusiones. 


Sueño con hermosos ríos fluyendo
en cascadas cristalinas
de placenteros sonidos armoniosos,
que hacen gotear las vidas
de la vida tan simple y tan sencilla, 
que habite en nuestra desnudez.


©José Angel Pineda, 02 de abril del 2018