Clemencia



Clemencia 




No puedo con mis pies/ 

no puedo con mis manos/

no puedo yo sólo con mis letras 

llevarle la esperanza al desvalido 

/al que matan a diario 

de hambre/ de pan/ de aliento 

con puñales sobre todas las espaldas

golpeadas y desamparadas/

miradas que a ningún lado ven/van

como desorientados 

acatan/ obedecen/ se someten 

al militar/ al empresario/ al ciudadano 

medio informado/ medio idiota/ medio servil/ 

medio imbécil. 

Clemencia:

Las musas son estómagos partidos/ 

mujeres violadas/hombres castrados.
  

La muerte anda regando lágrimas 

y escribe un poema a la decepción 

que hace sentir que vamos sin rumbo.

Sumémonos a la hipocresía del miedo/ 

al amor imaginario de las piernas rollizas/ 

al trasero sabroso/ a los labios carnosos 

con almas lastimadas 

mercancía de cuerpos 

al engaño/ la estafa/ el crimen/


En los estudios/ los empleos invisibles/

la inseguridad social del buen gobierno. 



La impotencia de alcanzar algún día 

en algún lugar el amor verdadero

para regar ese amor placentero

de la vida y la razón de igualdad. 


La imaginaria democracia/ 

el entretenido movimiento 

contra la desgracia de mis marchas/ 

de mis poemas y cantos deprimidos.

De tanto que no decimos nada 

vemos nada/ escuchamos nada/ 

nos quedaremos mudos/ ciegos/ sordos/


En las cabezas/ espaldas/ hombros/ 

cargaremos como esclavos la vergüenza 

en un poema cualquiera... 

como éste que para nada sirve. - 



©José Ángel Pineda, 19 de marzo del 2018