Curvilínea



Curvilínea


Hay una línea divisoria desafiante,

y segura frontera curvilínea,

que entre la tela de un vestido nocturno

y la madera sólida extensa, desafía

la tersa piel que desea con locura

tantearse y transigir lo que gustamos.


El entorno subjetivo recubre

lo que se yergue imponente y pleno

en las plácidas laderas luminosas.


Desde el suelo húmedo da vueltas

girando los montes voluptuosos,

de sima a cima en constancia

de cabellos,  enredaderas firmes

de forma curvilínea

que desea soltarse y saltarse, fundirse

en la arquitectura consonante

encarnada en las cuerdas del misterio

de alguna guitarra distraída/

hasta dejarse caer como trenzas oscilantes

sobre el teclado de algún piano trasnochado…

enamorado de gentes trasnochadas

que eternizan el silvestre campo

de los tiempos con ternezas de antaño

que recobran las suertes de antiguos concertantes

tan naturales y silvestres, tan musicales

y ...ardientes.



©José Ángel Pineda, 03 de junio del 2017