Paratihay

Paratihay


Paratihay



Bajo el sol penetrante e intenso,

radiante/ caluroso /lacerante,

paraje "Los Terreros", infernal.

Caminaba a brincos de montaña,

bordeando las canteras de la tierra

ya seca, …y jícaros sabaneros para aceites,

refresco natural, y en medio, al mero centro

entre las ramas y espinas, … 


el matorral.



Una serpiente cascabel

encogida en forma de espiral…



A marcha forzada,

El calor sofocante, lo ardiente,

entre las manos, con un aparato

apresurado y captando referencias,

altura, puntos, profundidad, planicie

dimensión, volumen, precaución

midiendo y remidiendo y caminado/

computador mochila/ antena/ cantimplora/ …





Un caballo pequeño con sed inaguantable,

espumas, fuego en los ojos rojos,

sus dientes, su humor y sus relinchos,

y el niño encimado en la albardilla,

con un rifle veintidós su compañero,

y un baqueano tostado de unos ojos de agua,

humeantes y radiantes, tranquilos y extenuantes,

y la paciencia de la sed terrible, y la inclemencia

de la diosa de espinas y otros bichos celestes.



Esa es la misma diosa de pasados domingos,

una mujer de espinas en todo su cuerpo,

una hermosa y seca diosa espina, llena de espinas,

no sabía de qué mujer y diosa/ o mujeres y diosas

se trataba el inclemente viento de calderas

del odioso lugar, un desierto y las enormes

grietas y hoyos profundos, excavados, …

es la herencia y lo que dejan las minas,

piedras en abundancia y diosas sin nombre,

que acarician de manera brutal, y te hieren y cortan,

y es lo que aún protege la ilusión natural

del monte verde, …preguntamos,

y perdimos la noción de lo que pudo ser una diosa

tersa y dulce.

y el niño que pronunció su nombre:



Paratihay.

Y las brisas brotaron

con árboles Inmensos,

y amanecí todo lunes

de frescuras eternas

con una diosa exuberante,

suave de piel y de caricias

dulce mujer de largas ramas

de hojas tiernas.

de flor siempre


sedienta



© José Ángel Pineda, 27 de junio del 2017