Mujeres de colores diversos




Mujeres de colores diversos

-Ariana X-

Mujeres de colores diversos,

cada una un color,

cada una un sabor, 

cada cual con su amor

con su amor especial, cada cual.

Mujeres de colores discretos,

cada una un silencio/cada una…

Mujeres de sabores disímiles,

cada una un gusto parecido/casi distinto.

Mujeres de silencio profundo

y éxtasis meditabundo y creciente.

Cada una su altura y su ancho/de alma.

Mujeres discretas a voces y a veces.

Mujeres de sabor al mar con olas suavecitas.

Mujeres con un mar de sabor/violentas sales.

Mujeres de ruidos complejos como su movimiento

extenuante y sencillo y vertiginosamente placentero.

Mujeres de ruidos silentes como un pistilo/ su flor.

Mujeres que tocan, acarician, palpan los nervios

y todo palpan todo, hasta que crece todo, todo crece.

Que me enloquecen, que me gritan en silencio, que me topan

contra un árbol, que me aprietan deliciosamente 

contra la grama, la arena, la roca…/el diluvio

de estrellas fugaces, de fugaces estrellas, sin programas,

sin planear la nostalgia, se van y se vienen cuando ellas

…así lo quieren, así lo desean, así lo necesitan, así de caprichosas.

Sin presagios del devenir/incertidumbres/ hoy es hoy.

Es ahora, es ahora de mujer, es hora de mujer…

que simplifica las cosas/ conmigo siempre

es faro de mis pesares/de mis dolores/de mis quehaceres,

en medio de quebrantos/mi columna potente de ansias,

Mi mujer, en la que mi cuerpo se siente coraza,

que descanso en la nube de sus brazos

y en lo perverso del verso, y en las estrofas 

de la lujuria de la hélice distante del aparato

que percibo en la montaña puntuda y elevada.

Aparato loco aceitado y sin frenos ni embrague,

que no puedo alcanzar por más que estire

el brazo adolorido, o las estacas de mis piernas

aún fuertes/las brumas que he visto en Miraflores, 

son como la mujer que está conmigo a diario bella.

Cuando me enfrío, me calienta, me hierve, me cobija, 

completa el ciclo en un intercambio de temperaturas prodigiosas,

con radiaciones y tormentosas vertientes, relámpagos

de cosquillas eléctricas, de tensiones sensibles,

del flujo permanente, del flujo intermitente, de flujo y de reflujo

de dos cuerpos que se atraviesan en la niebla,

y quedan tupidos por la selva de locura indómita,

indomable, salvaje, natural y misteriosa.





©José Ángel Pineda, 11 de mayo del 2017