Difícil un canto que entienda la piedra.




Difícil un canto que entienda la piedra.



(Anti poema)

(Autocrítico)



Siempre es difícil el crear un canto

no lo entiendo a veces

no lo entiendo a voces

no lo entiendo.

Me cuesta comprenderme, a veces me parece

que es lo mismo una cafetera que un zapato,

no entiendo lo que escribo, y no sé lo que siento

cuando entiendo lo que creo y pienso lo que escribo.

Como siempre es difícil el crear mi canto

Es fácil entender una carreta de caballos,

y hacerle un canto, porque el caballo vuela,

es alado y piensa que no puede andar halando 

un carretón todo el día, sin agua, sin alimento, sin zapatos de hule, sin 

chinelas, sin sandalias, si botas militares...

y termina en poco tiempo en una calle abandonada cualquiera,

como si fuera cualquier borracho, o cualquier delincuente.

Es fácil entender a un perro y hacerle un canto, porque él piensa y 

esquiva el peligro, se fija, mira, está atento...cruza las calles con 

cuidado...

hasta que lo matan de un balazo, de un garrotazo, le caen en pandilla, 

o muere por atropellamiento alevoso realizado por un ladronzuelo en 

fuga /o de los otros que se creen los amos de las carreteras/ o un 

borracho circulando en un auto a gran rapidez...

cualquiera de esos en su idiotez piensan que las calles son pistas de 

carreras y enciman,…y embisten al perro que iba cuidadoso y libre,

quizá meditando...



Es fácil entender a un gato que me mira con ternura, y que piensa el 

gato que soy como él de cariñoso, y lo trato con gran desconsideración 

y a puntapiés.



No entiendo porque adoro las piedras, los ídolos, y la nada.





©José Ángel Pineda, 14 de mayo del 2017