A tus manos



A tus manos



Manos suaves, sosiego,

de caricicias apenas, siempre tiernas,

¿por qué si me tocais, tiemblan mis piernas?

Si muy apasionadas,

feliz se sentirán de esas delicias,

así con tus ardicias,

en vaivenes de mieles delicadas,

¡Oh, torturas amadas! 

manos suaves, sosiego,


¡así es que me encantais, enciende el fuego!


©José Angel Pineda, 26 Diciembre del 2016