Girador de cabellos

Mujer desnuda de pie de Pablo P



De pie frente a la máquina constructora de sobrepieles, siempre…

Diseñando vestimentas a los cuerpos celestes, como cubriendo bellezas con bellezas, en compañía de mujeres, de atractivas figuras, inmóviles y dulces, soberbias y elegantes, que te hablan a veces, que sueñan despertar y que danzan de noche, cuando tú ya no estás.

Quietud de noche antigua, casi inmóvil. De frente a la aguja, al hilo, a las bobinas muchas de colores diversos, a la maravillosa vida del arte satisfecho,… desde la vida del escenario…donde la bella danza en tu caja de música se agiganta y palpita, al escenario de la vida certera y preocupada de la existencia misma, tan dulce y carismática, sensible y virtuosa, tan de tiempos presentes, tan de todos los tiempos, tan miradas, tan belleza de ojos, tan manos muy sabias, con una fuente deliciosa de ideas…como cristales luminosos con mucho sentimiento.

De cotidianos viajes como el sol que gira sus cabellos, con violencia nerviosa, como esperando impaciente, como el agua y sabor que emana de sus poros y que abre los caminos en una silla que se rinde ante el vértigo, y la danza musical espontánea, nerviosa.

Nunca había sentido esa presencia,..

Por muchos años de frente, así, jugando con los hilos del destino, es cierto, pero nunca…

esa presencia estuvo tan en mí. 

Obsequié mis sentidos al misterio, y le dije muévete girador de cabellos desde el lado hasta al centro de gravedad,..se movió y viró, …nadie vio el equilibrio de la sombrilla rotando, como tapando huesos y piel y flores, desde un hueco observé la presencia de la belleza plena de su alma.-




©José Ángel Pineda, 05 de julio del 2016