Un Cuento para Pancho Madrigal

Dios Neptuno



Un Cuento para Pancho Madrigal



Había una vez un Reino, con hermosos ríos

y azules lagos sin pecado,… de volcanes

y pechos virginales, hermosos manantiales

que confesaban abundancia cromática. 

El Reino de Aguas,...  capricho de los dioses

criollos, no importados.

eternos de oro, no del pueblo, el cual

complacido, bendecido y prosperado

estaba en la gloria eterna muy gozoso,

de Todo lo Habitado;

Todo Flora

Todo Fauna

Todo Alimento

Todo Paz

Todos los seres humanos, hermanos

sin odios, ni envidias, ni rencores

en humano alguno, …en humana alguna.

Todo era pasión, amor, solidaridad, belleza.

Sexo y encanto, embrujo, magia celestial.

No había trabajo,... no era necesario…

Sin infernales máquinas de humos negros,

sus calles de rosas, de rosado amor sin pavimentos. 

El Rey sin voz, enfermo y rico en melancolía,

La Reyna sensual y persuasiva, ¡erizaba la gente!

con eróticas y orgiásticas danzas estimulantes

que lujuriosamente cautivaban a los cuerpos

con deliciosas carnes, en plenitud preciosa. 

carnes de fuego, carnes de hierro y cemento.

¡Árboles de la vida!

 ¡Árboles de la muerte!...

Árboles de metal, árboles fuertes.

Hasta que un día,...sus majestades cristianísimas murieron,

Y descendieron a las profundidades

del Reino de Aguas,… y trascendieron

al fuego y a la tierra.

Los vientos aún soplan…

sin cenizas.



©José Ángel Pineda, 09 de Marzo del 2016.-