Derramada



Derramada




Tu energía potencial levanta fuego,

el árbol que mira al fondo franco,

donde guindas en rozos y te arrojas

en energía cinética a palo simple.


Alma desprovista tan vibrante,

cuerpo claro y profundo

que azul penetras grácilmente

nerviosa, perpendicular

de trazo estético,

siempre bien el clavado

hasta la profunda medida

calculada en tus senos.


En el llano, el salto claro y rocas,

de los pelos a pies de la cascada, …

y las flores donde cae tu enseña

estremeces mariposas inquietas

amante de las aguas, …

que impaciente y dulce,

derramada en las pieles

del goce.


José Ángel Pineda 15 marzo de 2015