Carretera azul





Carretera azul



Por los ventanales logré ver el teatro natural del diario fluir,

en medios de un concierto de choques térmicos repentinos,

a la salida de un campo de concentración.

La tarde se agotaba encima de la carretera,

que parecía acariciarse con la noche,

y por instantes besaba una nube oscura,

un gigante de lejano azul.

Y una mujer que, despreocupada, caminaba hacia atrás,

sin siquiera moverse, hundida entre los verdes erizados de madera viva,

de savia sabia, desde los pies con dedos aferrados,

hacia los brazos fibrosos, …resistentes.

Y en sentido contrario, profundo el pensamiento,

hermosa la mirada de sus senos de flores,

como adelantando horario de leyendas,

con el viento hacia pasados delirantes,

Y el cuerpo hacia adelante, muy vibrante,

sin moverse siquiera en mis suspiros,

conspirando contra el viento y los sonidos, ...

y retándome hasta la íntima paciencia.




©José Ángel Pineda, 15 de noviembre del 2013.