Mujeres complicadas










Mujeres complicadas



Tú vas por un carril derecho o izquierdo, ... 

yo por el más perdido de los caminos, 

que sólo pensar en tropezarme de repente contigo es algo serio 

y complicado, es una tarea más difícil que las mujeres complicadas, 

si te invitara a la fiesta de mis desconciertos,

sería tan desafinado como las teclas de aquel piano que servía de abrigo

de las pasiones aquellas/ de guitarras/ de serenatas nocturnas/ diurnas…

te gustaban alegres, de emociones diversas, ahora sólo quedan los ecos 

en cúpulas celestes, vibraciones de nuestra música que mutuamente se 

rozaban en susurros de cuerpos y voces clandestinas. 



©José Ángel Pineda 16 de noviembre del 2013