Como remolinos




Como remolinos



Como remolinos en la profundidad de las noches,

como las selvas de luces desde los pies de los vientos hasta la cima,

como las ondulaciones de unos ojos…

de unos ojos que ven más allá de una simple melancolía,

como las gaviotas que vuelan siguiendo tus instintos,

como las estrellas que sólo se apagan cuando apareces quitando a las lluvias las

risas y los sonoros llantos,

como las caricias de tus palabras inquietamente fuertes, traviesas,

decisivas, como ese canto y esas melodías pletóricas de romanticismo que

siempre cantas,

que siempre danzas en líricas levitaciones,

con una fuerza clásica que inspira sensitivas emociones,

como esas flores de tus pies que se extienden como ríos fecundos de peces y de

arenas frescas de tiernas caricias palpitantes,

como las mariposas de los tiempos presentes,

de esos que no se van en el olvido,

fantasías luminosas, brillantes y fecundas de ideas y paciencias,

que hace que los cuerpos permanezcan deseables y eternos,

los rostros que nunca se nos mueren, los vientres que los soñamos siempre,

las auroras del tiempo de los tiempos que nunca se terminan,

siempre intactos como tus rizos en cascada ...

y aquellas noches de bohemia, de compañeros, ...de amigos de la vida...eso...

y nada más vibrante que tus ojos en el fluir de las aguas de la fuente insaciable de

los deseos.

que seducen las bellezas,

que se tientan los amores,

que emanan las sutilezas.



y nos llenan de sabores,

como también de ternezas

para endulzar los amores.



©José Angel Pineda, 02 Octubre del 2013