Cadencias






Cadencias

Tus cadencias con tonalidad sensible…

espalda, mente, pechos, pubis y ángeles,

esa clara oscura montaña vellosa...

y los acordes disonantes,

labrados por un eximio vagabundo,

que logró conquistar el si bemol y el no sostenido de tu rubor,

y quien venció las ansias que reprimías con ardor y con sencillo orgullo,

precipitó fortísimo un silencio de fusa tu candidez en un pasional gemido,

en el preciso instante que nunca deseaste escapar.





José Ángel Pineda, 20 de Julio 2013