A la muerte de los peces

A la muerte de los peces


Duele la mente insensible,

vive el pensamiento cruel,

y creciendo

muere el consciente posible

hay resistencia en la piel,

percibiendo.





Todo origen y sustento

dan las aguas a la vida,

ternura

en océanos,… lamento

por la miseria vertida

tan dura.





Derrames de combustibles

y residuos radioactivos;

daños Irreversibles,

venenosos infalibles

son los daños muy activos;

actos Inadmisibles.





En ríos y bellas playas

se contempla la belleza,

¿hay cosa igual?

se lanzan las atarrayas

y también se hace limpieza,

es algo real.





Lo que se ve por encima

no logra tapar podrido,

es mi pensar,

residuo que contamina,

ecosidio cometido,

es mi pesar.





Contaminante tragedia,

¡El progreso! ¡Estupideces!





Mucho, pero mucho más,

pongamos fin a la acedia,

¡Frenar la muerte de peces!

Jamás estará demás


©José Ángel pineda, 07 de abril de 2013