Sueños en la montaña







Sueños en la montaña


Te estoy queriendo a gotas

espesas, impacientes…,

en la estancia fugaz

del ojo de agua, aquél

donde tu vanidad desnuda

perpetua

se refleja.

Te estoy deseando toda,

en soledades necias,

en el que la ortodoxia

de la mística, ¡amor!

se hace lascivia.


Te estoy amando ahora,

entre los matorrales,

con ligeros sollozos,

con lágrimas de gozo,

hasta que penetra en el verde

follaje un rayo luminoso, ...

y me despierta.


©José Ángel Pineda, 14 de enero del 2013