Desnudos




Desnudos 

Derriban las ramas de los árboles

desde el tronco,

con felonía.

Nos cortan los brazos de los cuerpos,

que se nos atraen,

a sangre fría.


Nos expropian la ternura,

nos ciegan las mentes, nos sellan la boca.




Solos como al principio,

desnudos en la sombra.

Y el Sol…

¡Más brillante que nunca!


©José Ángel Pineda, 14 de enero del 2013