Albricias









Albricias



Albricias al volar como gaviota,

albricias de sembrar una semilla,

albricias de urgir las cosechas

de sensibles mujeres

con voluntades crecientes

de cambios impostergables

profundos y extenuantes,

que nos brindan la energía

acumuladas de amor y de paciencia

de amar todos los días.

Satisfacción de vivir

en un orgasmo eterno

de cierto encanto,

y deseos de morir...

entrelazados

en nudos de un juego

en vientos frescos.-

¿sientes un viento fresco

que golpea rostros y voces?

Elevado filete montañoso,

donde escucho los gritos

y susurros de nuestros pensamientos

desprendidos de toda polución.

Suavemente se atenúa

el murmullo de nuestros deseos

en la espesura central del hormigueo

y es donde se empiezan a deslizar

las efusiones despiadadas.



©José Ángel pineda, 23 de diciembre del 2012