Orgasmo feroz






Orgasmo feroz



El sistema seguirá, así me temo,

en España, Portugal y en el Brasil,

en Nicaragua se remojan de añil,

y en Venezuela pintan de carmesí,

¡Sálvese quien pueda! ¡Todos, otrosí!

tú seguirás rezongando en condesil,

en un orgasmo feroz más que prensil,

con derrames de aceites en frenesí.

Todo placer se acompaña del dolor,

una paradoja del amor tan cruel,

¿Quién tiene menos, quien ya la tiene, más?

y aunque hace tiempo que no siento el sabor,

lo mismo para traidor que para fiel,

de sentir, aplastando aquél, …

¡los demás!


© José Ángel Pineda, 29 de septiembre del 2012