Cabellos



Cabellos

Dijiste que me amabas, lo recuerdo,

lo mucho que me importas, remembranza

permanente.

Sueño que estás conmigo, aunque pierdo,

siempre sacabas otro por venganza

inminente,


del baúl musical pelos de cerdo,

los rubios encontrados en confianza,

sensualmente, ...

bien esparcidos, sobre aquel piano lerdo

que fue tu compañía, semejanza

insistente,


que no dudabas nunca en desquitarte,

las polvaredas, tiempo de quejidos,

las humedades van con los clamores,

sinfonía.


Las sábanas del cielo de orquestarte,

los otros se pondrían afligidos,

cuando dijiste adiós a sus amores,

lo temía.



© José Ángel Pineda, 14 de junio del 2012