¡Descansa mujer de natural paciencia!





¡Descansa mujer de Natural paciencia!



No sé, no podría responderte,

quiero saber para planificarme.

¡Te callas!

¿Por qué?

No podría compartirte.

¿Te molesto?

¡No molestas!,

Es tu clima que me agita,

es tu mar que me estremece,

eso inmenso tuyo lleno,

de movimientos, de ondas

sobre mi cuerpo.

Navío, aspas, turbina, golpeas

con tanta fuerza que,

te agigantas, cavitas, mueves

los pistones, cigüeñales,

muelles que me empujan,

la ola que envuelve

que acaricia

y arrastra,

y me lleva a las profundidades

a conocer lo insólito.

La nostalgia,

el arroyo que no pasa,

la tristeza que no muere,

la alegría de vivirte,

de gozarte,

compartirte con el aire.

Los vientos, los huracanes

profundos que derrumban

mis huesos.

La tristeza de perderte,

los sueños despiertos,

la alegría de la vida, ...

de la muerte,

de los fríos,

de los soles,

Sola

soledad,

compañía de solos,

soledades solas,

que nos unen con violencia.



© José Ángel Pineda, 4 de marzo del 2012