Natural fragancia




Natural fragancia


De flores eternas

en una galaxia de frutas,



peregrinos paisajes

navegan en el tiempo

de la ternura.



Bella del campo cielo

que quieres amor y amistad

en estos días y noches ciegos,



no me importa volver a navegar

sin velas,

sin máquina,

sin remo…

con amor

que es todo lo que tengo

en mi universo ínfimo

de alegrías.



Eres mi agua y mi semilla

un mucho solitaria

y un tanto concurrida.

Un tanto no encontrada

compleja y simple

confusa y tan disímil,

que a veces lo que siento,

más y más presiento

las soledades inciertas,

que encuentran las fugaces estrellas

incapaces de aceptarse brillantes,

vibrantes, luminosas, de colores

diversos en ese espacio inmenso,

inconmensurable…



Planetas, islas, mariposas,

selvas, llanos, me tendrás subiendo

y habitando muchas lunas de mármol

en tu deseado cuerpo cósmico

submarino estelar sumergido

en mi pecho.



Cada vez que tu fragancia se acerca,

se siente, se huele, se purifica

y sobreexcita una sensación lejana,

prehistórica, allá en el infinito, tan, pero

tan inconfundible, donde estaremos

casi juntos, casi siempre.





© José Ángel Pineda, 14 de febrero del 2012