Instante



Instante

Instante con luces y sonrisas

que ama las caricias sempiternas,

ama y grita, la roca siente 

el manantial de las delicias 

de las brisas repentinas de vidas 

que se alzan, que corren y palpitan 

fuertes las fluidas voces que se comunican. 



No hay tiempo de reposo 

se enciende la virtud, las ganas, los suspiros. 

Se mueven las piernas temblorosas 

llenas de tiempo, como recordando 

los viejos caminos, el polvo sensacional 

de variados colores, las burbujas de sol 

que fatiga los poros de la dulce miel 

de esa piel quemada de sollozos, 

las orgiásticas y delirantes rimas 

apasionan vibrantes las cuerdas tensas 

de la ternura en la ejecución divina. 


©José Ángel Pineda, 13 de abril del 2018 



La ternura



Lávale el cerebro, si es que puedes, 

siémbrale un árbol tropical 

en su jardín más que sentimental… 

hábitat de soledades que apresan

la ternura. 



Dale un libro sólido como diamante, 

métele ideas en sus neuronas místicas, 

tienes que darle algo de valor, y 

dale, siempre dale, hasta que le duela 

el alma. 



Atrápale los ojos, esos dos fuegos 

que se encienden con las flores 

virtuosas que gravitan sobre el valle 

y el monte de su piel que se quema 

del furor. 



encímala y apriétale los ímpetus, 

hasta que llore y sufra y enloquezca... 

entonces ella será tu hembra 

que te quebrará todos los huesos

con pasión.



©José Ángel Pineda, 05 de abril del 2018

Desnudez



Desnudez


Cuando tú me vienes
yo me iba, cuando te quedas
me abrazas la sonrisa con tus labios.


Me siento triste cuando te vas muy sola,
yo quedo sin belleza en ese instante.


Me arrastra la soledad hacia un abismo
que no consigo rescatarte de lo mismo.


Logro encontrar de nuevo una sonrisa tuya,
una caricia tierna, un delicado gesto,
una simple voz que aliente mis miradas
las tuyas, tus palabras, las mías… 
necesariamente delicadas,
es lo que necesito para amarte.


Los deseos de un simple verso intenso, 
un pensamiento hablado, un poema cantado, …
y que no te importe como pienso
sino como siento, y esa alegría tierna
de cada día nuestro dejará los espacios
sin los miedos del vacío,... de angustias
de las mentes, de las manos que aprietan,
de los pies caminantes de bellas ilusiones. 


Sueño con hermosos ríos fluyendo
en cascadas cristalinas
de placenteros sonidos armoniosos,
que hacen gotear las vidas
de la vida tan simple y tan sencilla, 
que habite en nuestra desnudez.


©José Angel Pineda, 02 de abril del 2018


¿Cuánto cuesta la mentira?



¿Cuánto cuesta la mentira?



Te perdono todo

me perdonas todo

la mentira se perdona

sobre todo, la mentira

de la abundancia

la mentira del alimento

del desarrollo

se perdona

no vale nada perdonar

es fácil perdonar

una mentira más.

Todo se perdona

una mentira más y otra más

se perdona

respiramos

escuchamos

hablamos

es gratis

escasea el alimento

la escasez es gratis

la corona es de oro. -



©José Angel Pineda, 01 de abril del 2018

D I L E C T O





D I L E C T O

Esclavo de la vida he sido siempre,

esclavo del camino del amor azul,

amor horizonte, sendero infinito,

tornillo sin fin…

sueño perdido, fallido,

ideal eterno, fe circunstancial,

dogmas laberintos, pecados

perfectos, humanos defectos

deseos exactos, placeres selectos,

virtuosas mujeres, como esas

que halagan en claro vibrante,

glorias marginales en camino.

Sacrificios vendo a mercaderes

ambulantes…

lo inquieto celeste incesante,

la rosa brillante que riega

el atajo dilecto.


©José Ángel Pineda, 01 de abril del 2018

Clemencia



Clemencia 




No puedo con mis pies/ 

no puedo con mis manos/

no puedo yo sólo con mis letras 

llevarle la esperanza al desvalido 

/al que matan a diario 

de hambre/ de pan/ de aliento 

con puñales sobre todas las espaldas

golpeadas y desamparadas/

miradas que a ningún lado ven/van

como desorientados 

acatan/ obedecen/ se someten 

al militar/ al empresario/ al ciudadano 

medio informado/ medio idiota/ medio servil/ 

medio imbécil. 

Clemencia:

Las musas son estómagos partidos/ 

mujeres violadas/hombres castrados.
  

La muerte anda regando lágrimas 

y escribe un poema a la decepción 

que hace sentir que vamos sin rumbo.

Sumémonos a la hipocresía del miedo/ 

al amor imaginario de las piernas rollizas/ 

al trasero sabroso/ a los labios carnosos 

con almas lastimadas 

mercancía de cuerpos 

al engaño/ la estafa/ el crimen/


En los estudios/ los empleos invisibles/

la inseguridad social del buen gobierno. 



La impotencia de alcanzar algún día 

en algún lugar el amor verdadero

para regar ese amor placentero

de la vida y la razón de igualdad. 


La imaginaria democracia/ 

el entretenido movimiento 

contra la desgracia de mis marchas/ 

de mis poemas y cantos deprimidos.

De tanto que no decimos nada 

vemos nada/ escuchamos nada/ 

nos quedaremos mudos/ ciegos/ sordos/


En las cabezas/ espaldas/ hombros/ 

cargaremos como esclavos la vergüenza 

en un poema cualquiera... 

como éste que para nada sirve. - 



©José Ángel Pineda, 19 de marzo del 2018