viernes, 20 de enero de 2017

Ya se sabe




Ya se sabe


Ya se sabe que son panes congelados

de las agruras del alma encapuchada,

esas hambres de llantos,


de terror,
de ardor,
de calma que agoniza.



¿dónde se origina la gran dicha?

ya se sabe que son panes calcinados

de los estómagos llenos de bendiciones,

esos de las mesas de sapos y culebras, 

¿en dónde están las flores y tantas oraciones?




Ya se sabe que son panes invisibles

de las estrellas perdidas en montañas,

de rebaños con sed,

de enmudecidas llamas

que el juego se jugó el jugo,

exprimen ojos, y acaba de pasar

ese cortejo, coqueto y misterioso,

pasará  todavía más vibrante,

con la enloquecida manía de ser perseverante.





©José Ángel Pineda, 20 de Enero del 2017

jueves, 19 de enero de 2017

La canción del ayer

Yali - Jinotega


La canción del ayer


La canción del ayer está latente
en el pueblito aquel, y las guitarrras,
los dedos que deliran
reventazón
del cuerderío.

La canción del ayer es como la deuda,
renacimiento de los trovadores
que brotarán como en un manantial eterno
del incendio
vernáculo
quijoteador,…

como ganando espacio entre la bruma
caminando ligero,
como el abrazador
fuego en el cañal.

¿Acaso no creemos en la minúscula utopía,
que atraviesa la cususa dulcemente
en las gargantas, emborrachando serenatas
del nocturno placer de unas muchachas,
con serenos y guardias,
con Humberto de siempre
y hojas de café,
la flauta?
La canción del ayer está latente,
en el pueblito aquel
la canción del ayer...
es como la Siempreviva.



©José Angel Pineda, 19 de Enero del 2017

lunes, 16 de enero de 2017

Vamos entrando a la noche.




Vamos entrando a la noche.


Vamos entrando a la noche,
noche de eternas canciones,
canciones que te cantaba,
cantaba lo que escuchaba,
escuchaba lo que somos,
lo que somos lo sentimos, 
sentimos lo que perdemos,
perdemos los más amado,
amado es tu cuerpo bello,
belleza es tu prudencia,
prudencia que da locura,
locura, la pura esencia, 
esencia de la floresta,
de la floresta en que andamos…




©Jose Angel Pineda, 16 01 2017

domingo, 15 de enero de 2017

Amar en una fuente audaz






Amar en una fuente audaz



Amar en una fuente audaz, quisiera

tomar esa riviera,

silenciosa, glamorosa, cautiva,

tan fresca, reluciente, atractiva,

tu eres, tan creativa

con la saeta del amor,... te diera



el pincel, la pluma,…una quimera,

una diosa trinchera,

para que ya no sigas escondida,

y que sigas luchando en esta vida,

paisajes sin huidas

de luz, hasta el ocaso. Si mintiera



sembraría los sueños en la tierra,

fingiría escaparme de los días

retazos de vigilias

encima de las noches del tejado,



cuando yo enfrento mis melancolías,

termino casi siempre calcinado,

muy herido, frustrado

¡las pesadillas de paz y de guerra!

Contigo me siento bien



Me sincero en sonrisas casi verdes

que viajan en filos serenados,

contigo me siento bien,

todos los fríos

me abrigas

siempre.

Entrar,

despues salir

todos los días

me siento bien contigo.

Tu ternura dulce y animosa,

respiro su fragancia en el camino.


©José Angel Pineda, 15 de Enero 2017

lunes, 2 de enero de 2017

Quizá, no sé amar, ¡cierto!

Quizá, no sé amar, ¡cierto!


Quizá, no sé amar, ¡cierto!

pérdidas infringidas en los suelos,

despierten las auroras de las manos gaviotas,

sugiero amar despierto,

sugiera amar dormida,

sugiero de nosotros.



Quizá, no se amar, ¡cierto!

dos corazones en el mismo cielo,

orbitaciones aladas, de nubes claras y sombras penitentes,

de todito lo cierto,

de todito lo ido,

de todito,... nosotros.




Quizá, no sé amar, ¡cierto!

espacio sin luz, un vértigo de hielo,

en las horas malditas, con la bendita herida,

quizá, no sé amar, ¡cierto!

quizá, un forajido

quiza, sean los otros.



©José Angel Pineda, 02 de Enero del 2017